Neuroart | Sobre el Estrés
16795
single,single-post,postid-16795,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-,qode-theme-ver-6.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive

Sobre el Estrés

Estrés

02 ago Sobre el Estrés

Cada vez que comienzo a leer o investigar asuntos relacionados con el estrés acabo con la misma sensación. Y es esa sensación de asombro e incomprensión que precede al pensamiento: “Nos estamos volviendo locos…”

Prácticamente sin darnos cuenta nos encontramos inmersos en plena línea de fuego, donde recibimos constantemente ráfagas de estímulos que invitan al estrés. Cierto es que la actual situación económica eleva los niveles de estrés social por razones obvias (desempleo e inestabilidad laboral), pero la situación ya era preocupante mucho antes de que irrumpiese la actual crisis.

Algunos datos, procedentes de investigaciones de instituciones de prestigio, recogidos en el estudio de la Asociación Española de Neuropsiquiatría publicado recientemente y coordinado por Antonio Espino  Granado, nos revelan la siguiente situación:

 

  • Los porcentajes de niveles de estrés en el trabajo crecen de año en año en España, habiendo pasado de un 31.8 % en 2001 a un 47 % en 2006.

 

  • Según la OMS, por primera vez en la historia, más del 50 % de la población mundial vive en zonas urbanas, y para el 2050  se estima que la cifra ascenderá hasta el 70 %. Distintas investigaciones apuntan que en las grandes ciudades los  índices de depresión son un 43 % superiores. El riesgo de desórdenes de ansiedad es un 21 % mayor y también se incrementan las posibilidades de sufrir trastornos en el carácter un 39 %. Además la incidencia de la esquizofrenia es casi el doble.  También encontramos que la vida urbana está asociada con respuestas de mayor estrés en la amígdala, zona del cerebro involucrada en la regulación del afecto y el estrés.

 

  • De forma global los desempleados tienen peor salud mental que las personas que trabajan. Pero si tenemos en cuenta variables como el nivel educativo y el estatus marital, las malas condiciones de trabajo en cuanto a sueldo, estrés o inestabilidad pueden llegar a empeorar la  salud mental más que el desempleo.

 

  • La enfermedad coronaria es la causa principal de muerte en las sociedades industrializadas y el estrés impacta directamente en muchos de los factores de riesgo de dicha enfermedad.

 

  • Se tiene evidencia empírica que el estrés facilita el desencadenamiento de determinados trastornos y enfermedades físicas, psíquicas y psicosomáticas. Igualmente una  enfermedad es una situación estresante para quien la padece.

 

Desde mi punto de vista el panorama es desolador. No nos queda otra que aceptarlo, pero cada uno de nosotros debemos tomar conciencia de que es de suma importancia integrar la salud como un valor dentro de nuestro proyecto vital y asumir nuestra responsabilidad con nuestro propio bienestar (aunque nos seduzca la “medicalización” de nuestra sociedad).

También las empresas han de tomar cartas en este asunto, tanto si observan esta problemática desde una perspectiva moral como si lo hacen desde una perspectiva pragmática de productividad.  Pueden reducir los niveles de absentismo, rotación, bajas voluntarias y conflictividad laboral al mismo tiempo que aumentan los niveles de bienestar de sus empleados. Para ello no sólo deberán cumplir la legislación de PRL y  plantear medidas  en cuanto a la organización del trabajo sino que además deben formar y entrenar a sus trabajadores para integrar en su propio entorno factores de protección frente al estrés.

 

Autor: José Manuel Calvo