Neuroart | La mediación organizacional desde la ciencia del cerebro
16783
single,single-post,postid-16783,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-,qode-theme-ver-6.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive

La mediación organizacional desde la ciencia del cerebro

Meciación

21 jul La mediación organizacional desde la ciencia del cerebro

En el Instituto Neuroart, somos conscientes de la realidad empresarial, y para ello abarcamos distintas disciplinas, y entre ellas la mediación desde la ciencia del cerebro.

Y por cierto, como le debía un post a Elena Baixauli, porque en el instituto tenemos dos Elenas,  y si existiera una tercera con este nivel profesional, encantando. Creo que es de justicia y de palabra, dedicárselo, entre otras cosas, por su apoyo incondicional, por su resiliencia, por compartir la misma visión que comparte todo el equipo.

Para ello contamos con una gran profesional en  el ámbito de la mediación, de la que al final os daremos una descripción de su  perfil profesional. Se llama Elena Baixauli, colaboradora del  Instituto Neuroart y experta en conducta, personalidad, gestión de conflictos, neuromanagement,  y un largo etc…

Actualmente la realidad empresarial es muy distinta a la que conocíamos , nos encontramos con  diferentes y variados tipos de conflicto. Dichos conflictos provocan en las empresas un grado de malestar que enturbia profundamente su actividad. Cuando el conflicto es insostenible, nuestras empresas optan por tomar medidas legales para solventarlo, lo que genera otra serie de complicaciones que producen nuevo malestar en la empresa y que en muchos casos no consiguen extinguir el conflicto, sino agravarlo, y colateralmente además romper relaciones empresariales fundamentales para su supervivencia.

El Mediador actúa como un motor para el cambio en el pensamiento y la conducta de las partes envueltas en el conflicto. Crea una serie de cambios a través de las preguntas que va formulando a lo largo de las sesiones. Las preguntas son importantes en función de las respuestas que evocan. Cuando el mediador hace una pregunta, hace responsable a la persona que tiene que responder, de esta forma mantiene el poder de las partes y los prepara para la toma de decisiones. El lenguaje en general y la formulación de preguntas en particular, son herramientas fundamentales para un mediador. Es por ello que desafiarnos a nosotros mismos y encontrar nuevas formas de hacer preguntas es fundamental para nuestro trabajo como mediadores.

Tener conocimientos básicos de cómo funciona el cerebro humano, de cómo percibe los acontecimientos, cómo se desarrollan los procesos emocionales, los procesos cognitivos y qué partes de nuestro cerebro están implicadas en la toma de decisiones, puede resultar un área de conocimiento bastante relevante, que nos puede dar herramientas que podemos aplicar a las mediaciones. Los hallazgos ofrecidos por la neurociencia, nos aportan información valiosa sobre cómo nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos están implicados de forma directa en el ciclo de desarrollo y resolución de un conflicto. En este contexto, los neurocientíficos, están explorando el papel central de las inteligencias emocionales y sociales en la toma de decisiones, negociación y resolución de conflictos.

En dicho proceso, no solamente entra la actuación del mediador y sus conocimientos  experienciales y científicos, sino que vamos un poco más allá, con la utilización de herramientas como el Lenguaje No Verbal, las micro-expresiones faciales de las partes para comprender el grado de compromiso existente, detección de la mentira, y disposición para negociar, así  como la detección el hermetismo de las partes.

Las emociones están presentes siempre y son cruciales para la toma de decisiones inteligentes y para conseguir buenos resultados. Sin embargo, también pueden provocar el efecto contrario. Una situación de enfrentamiento puede desencadenar emociones negativas que pueden inhibir nuestra capacidad para hacer frente a los conflictos de una manera constructiva. Cuando estamos enfrascados en un conflicto, se producen cambios en nuestro cableado neuronal y a veces no somos capaces de comportarnos de manera racional. Lo que sucede es que la amígdala, núcleo cerebral encargado de hacer que la toma de decisiones se produzca con las aportaciones de los diferentes centros cerebrales, se bloquea. Esto puede ocurrir cuando estamos nerviosos, estresados o en una situación conflictiva. Nuestra amígdala puede quedar bloqueada, de modo que se interrumpe la comunicación entre las diferentes partes de nuestro cerebro, sobre todo el emocional y el racional. Cuando estamos en un estado defensivo, de miedo, en conflicto, la información entra al cerebro emocional, pero se interrumpe el acceso al cerebro racional.  Esto se conoce como secuestro emocional o inundación emocional.

En el Instituto Neuroart, estamos preparando talleres dirigidos a organizaciones empresariales en los que se aprenderá a gestionar, la gestión del Caos en la Mediación empresarial, la Incertidumbre, la resolución de conflictos desde la ciencia del cerebro, es decir, comprender que situaciones nos favorece o perjudica a la otra parte.

Lo prometido es deuda, aquí tenéis una “ breve “ descripción de la Experiencia  de Elena Baixauli:

Miembro del Foro Internacional de Mediadores, de la World International Mediation, miembro de la Delegación del Forum Mundial de Mediación en la Comunidad de Valencia, Especialista en Psicología Clínica y Mediación, Profesora Asociada de Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia, Profesora del Máster de Mediación, Arbitraje y Gestión del Derecho Privado de la Universidad de Valencia, Profesora del Máster de Criminología y Seguridad de la Universidad de Valencia, Profesora del Máster de Psicólogo General Sanitario de la Universidad de Valencia, Profesora del Máster de Mediación del Colegio Oficial de Abogados de Valencia, así como de otros cursos de formación de Postgrado en materia de mediación.

 

Elena nos aportará una gran visión del proceso mediador y de su experiencia aplicada a las organizaciones empresariales multisectoriales, ya que en definitiva hablamos de personas.

 

 

Autor : Michel Moreno Velasco