Neuroart | Felicidad Estratégica en la Empresa
16777
single,single-post,postid-16777,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-,qode-theme-ver-6.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive

Felicidad Estratégica en la Empresa

Neurofelicidad

20 jul Felicidad Estratégica en la Empresa

El mundo está cambiando muy deprisa. Hemos evolucionado tecnológicamente en los últimos 20 años como nunca antes en más de 5.000 años de historia humana documentada.

Cada día nos levantamos con nuevas aplicaciones en todas las áreas que hasta hace poco tiempo hubiéramos atribuído a la Ciencia Ficción.

El uso de las Tecnologías de la Información no para de crecer y de extenderse, sobre todo en los países ricos, con el riesgo de acentuar localmente la”brecha digital” y social y la diferencia entre generaciones. Desde la agricultura de precisión y la gestión del bosque a la monitorización global del medio ambiente planetario o de la biodiversidad, a la democracia participativa (TIC al servicio del desarrollo sostenible) pasando por el comercio, la telemedicina, la información, la gestión de múltiples bases de datos, la robótica y los usos militares, las TIC tienden a ocupar un lugar creciente en la vida humana y el funcionamiento de las colectividades.

La globalización del planeta ha permitido cambios sustanciales a todos los niveles de la Sociedad:

1.   El conocimiento está alcanzando altísimas cotas de democratización.

2.   Todos los procesos de creación y producción se han simplificado y potenciado.

3.   La automatización de los procesos está permitiendo la reducción de los procesos de trabajo manual y el aumento del tiempo y el esfuerzo dedicados a las tareas de investigación.

4.   Continúan surgiendo nuevas forma de comunicación y de traslado de la información a un número progresivamente mayor de personas que alcanza hasta el último rincón del mundo.

5.   El aumento de la esperanza de vida genera nuevos grupos sociales asociados a otras formas de productividad.

Vivimos en un mundo en el que lo único que permanece es el cambio. Un mundo en el que priman la diversidad y las “nuevas” habilidades personales como generadoras y facilitadoras de la transformación social, y entre ellas:

  • la colaboración
  • la comunicación
  • el pensamiento crítico
  • la intromotivación
  • la creatividad
  • la apertura al cambio
  • la adaptabilidad

constituyen capacidades que aseguran el éxito de las personas, con una clara trascendencia en la esfera del trabajo.

La crisis económica de los últimos años junto a nuevas formas de pensar y hacer la economía, se han constituido en valiosos estímulos de cambio para las empresas, sustituyendo el modelo “empleador-subordinado” por otro en el que los gestores con responsabilidad entienden a las personas como el centro vital y valor primordial de la Organización

Citando a Clarence Francis en la revista “Fortune” : “.. Uno puede comprar el tiempo del empleado, puede comprar su presencia material en un lugar determinado; hasta se le puede comprar cierto número de movimientos musculares por hora. Pero su entusiasmo no se puede comprar, su lealtad no se puede comprar, la devoción de su corazón no se puede comprar. Estas cosas hay que ganárselas …”

Entusiasmo, lealtad y devoción son estados de ánimo y emociones producto de nuestro cerebro, al igual que los pensamientos, las ideas, las reflexiones y el propio lenguaje, que pasan de ser valores “intangibles” a realidades “tangibles” cuando se transforman en comportamientos.

Procurar el conocimiento y el avance de todos estos “intangibles” cerebrales, desarrollarlos y potenciarlos, constituye la estrategia empresarial más útil y avanzada para garantizar el éxito y las sostenibilidad de las Organizaciones, y, en ese camino de nuevas oportunidades,  trabajar por la Felicidad de las personas que forman parte de la Organización es, sin duda, uno de los modelos más innovadores y ambiciosos para procurar el cuidado y bienestar que las personas necesitan.

Entrenar a nuestro cerebro diariamente en la Felicidad, entendida como ese estado de armonía y equilibrio interior que se logra a través de una actitud consciente de responsabilidad y disfrute con el entorno, debe ser un objetivo estratégico para el cambio de modelo organizacional en el S. XXI.

Invertir en la Felicidad de las Personas es una de las medidas más rentables que actualmente se deben aplicar en el mundo empresarial, con un retorno de inversión duradero, positivo y diverso que se genera:

·      Fortaleciendo la Cultura Corporativa.

·      Reforzando los Valores.

·      Potenciando una Imagen de Marca más sólida y duradera.

·      Reduciendo las cifras de Absentismo.

·      Incrementando la fidelización del cliente interno y externo a través de lograr mayores niveles de satisfacción.

·      Fortaleciendo el Area de Responsabilidad Social Corporativa.

·      Innovando a través del equilibrio entre beneficios, pasión y propósito.

·      Consiguiendo un mejor Clima Laboral.

 

Y es que la Felicidad es por sí misma un objetivo esencial y consciente de todo ser humano, y un estímulo natural inductor del talento, los valores y las fortalezas personales, las emociones positivas, y, por tanto, de la productividad, el rendimiento intelectual, la autoeficiencia, la eficacia e incluso de la salud.

 

Autora: Paloma Fuentes