Neuroart | El lenguaje no verbal de las emociones: Ira
16829
single,single-post,postid-16829,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-,qode-theme-ver-6.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive

El lenguaje no verbal de las emociones: Ira

Ira

18 ago El lenguaje no verbal de las emociones: Ira

 

Bienvenidos aquellos valientes o curiosos que han querido saber cual era la siguiente emoción, o que realmente les ha gustado la primera parte del LNV (lenguaje no verbal) de las emociones.

 

 Vamos a entrar, en una de las emociones más dañina que es la IRA:

 

Cuando una persona está enfadada, probablemente va a hacer daño a los demás. Parte de la experiencia del enfado es el riesgo de perder el control.

La ira puede suscitarse de muchas formas. La frustración puede resultar de la interferencia que una persona o un objeto ejercen en la actividad o en la obtención de los objetivos. Presumiblemente la ruta que toma una persona cuando está frustrada es remover el obstáculo mediante un ataque físico o mental.

La amenaza física es otro de los factores que provocan la ira. Si la persona que amenaza con dañar a otra es insignificante y obviamente incapaz de dañarle, esta última probablemente va a sentir más desprecio que ira. Si la persona que amenaza es claramente mucho más fuerte que la otra, esta sentirá probablemente miedo más que ira. Incluso si la pelea está igualada, la persona experimentará una mezcla de ira y de miedo.

El fracaso de una persona en cumplir las expectativas que otra tiene respecto de ella desencadena también la ira. Y la ira de otra persona dirigida hacia otra; sobre todo, cuando no hay base aparente para el enfado que la primera muestra hacia la segunda o cuando éste parece injustificado.

La ira varía en intensidad, yendo desde la irritación ligera a la rabia o la furia. La ira puede irse alimentando gradualmente, empezando con irritación y acumulándose lentamente o puede estallar en un momento. Las personas se diferencian no sólo por lo que les hace enfadarse explotan de repente y otras tardan mucho o no saben expresar la ira. Además, la ira puede mezclarse con otras emociones.

Algunas personas experimentan una emoción muy agradable al enfadarse. Gozan discutiendo. Los intercambios hostiles y los ataques verbales no solamente les resultan excitantes sino la fuente principal de su satisfacción.

 

La ceja de ira.

Las cejas se acercan y se inclinan hacia abajo, mientras que en el miedo las cejas se elevan. Las cejas pueden mostrar realmente una angulación hacia abajo o simplemente estar descendidas de una forma chata. El acercamiento de los bordes inferiores de las cejas normalmente produce arrugas entre las mismas. Durante la ira, no aparecen arrugas horizontales en la frente y, si hay algún trazo de tales líneas, son las arrugas permanentes de la cara.

La ceja de la ira, cuando aparece sola, puede o no significar ira. En ese caso los significados pueden ser los siguientes:

  • la persona está enfadada, pero está tratando de controlar cualquier signo de ira.
  • la persona está ligeramente molesta o la ira está en su estadio inicial.
  • la persona está seria.
  • la persona está concentrándose a propósito en algo.
  • si hay un cambio momentáneo, en el que la ceja airada aparece durante un momento y después vuelve a su posición neutral, puede ser otro puntuador de la conversación.

 

Los ojos/párpados de la ira.

En la ira los párpados están tensos y los ojos parecen mirar de una forma penetrante y dura.

Cuando el párpado inferior está tenso y elevado y la mirada dura y fija ocurre aislada, su significado puede ser ambiguo: ¿está la persona ligeramente enfadada? ¿Está la persona controlando la apariencia del enfado? ¿Está la persona teniendo dificultades en concentrarse? ¿Está la persona concentrándose, determinada, seria? Incluso cuando intervienen la ceja, la frente, los ojos y los párpados, existe la misma ambigüedad sobre lo que pueda significar la expresión. Puede tener cualquiera de los significados que ya hemos apuntado más arriba.

 

La boca de la ira.

Hay dos tipos básicos de boca airada: labios cerrados y apretados y boca abierta. La primera aparece en dos tipos muy diferentes de ira cuando la persona está comprometiéndose en alguna forma de violencia física, atacando físicamente a otra persona. Y también cuando la persona está intentando controlar una ira verbal y presiona los labios en un intento de no chillar o de decir algo inconveniente. La ira de boca abierta ocurre durante el discurso, cuando la persona puede estar chillando o expresando verbalmente ira.

Estas bocas airadas normalmente aparecen acompañadas de ojos y cejas también airados pero también pueden aparecer aisladamente. El mensaje sin embargo, es ambiguo. Si la ira se manifiesta solo en la boca, con los labios apretados, puede significar enfado ligero, ira controlada, ejercicio físico (como levantar un objeto pesado), o concentración. La boca abierta es también ambigua si no intervienen las otras áreas de la cara, puesto que puede estar ocurriendo al chillar una persona en un espectáculo deportivo o en ciertos sonidos de un discurso.

 

Dos áreas faciales.

Si la ira aparece en las cejas y en los párpados o en la boca y en el párpado, persiste la ambigüedad. Solamente hay certeza sobre el significado de la ira cuando queda registrada en las tres áreas faciales.

Esta ambigüedad puede reducirse por el tono de voz, la postura corporal, los movimientos de la mano, las palabras habladas y el contexto en el que ocurre esta expresión.

 

Expresiones de ira total.

Como hemos explicado, los dos tipos de boca airada están relacionados con lo que la persona está haciendo. Los ojos más abiertos hacen que el mensaje sea ligeramente más enfático.

 

Intensidad de la ira.

Viene decidida por la tensión que existe en los párpados o por el abultamiento de los ojos, así como lo tensos que están los labios juntos. Estos pueden estar lo suficientemente severos como para causar un abultamiento debajo del labio inferior y arrugas en la barbilla. En la ira menos intensa la presión de los labios sería menos severa y el abultamiento y las arrugas menos visibles o invisibles. La mayor o menor apertura de la boca también está relacionada con la intensidad. La ira menos intensa también puede mostrarse en solo una parte de la cara o en dos. Pero entonces no resulta claro si la persona está ligeramente enfadada, muy enfadada pero controlando la apariencia de su ira o no enfadada pero concentrándose, mostrando determinación o perpleja.

 

Mezclas de ira.

Las mezclas de ira en las que una o dos áreas faciales registran otra emoción, normalmente resultan en un mensaje de ira que está siendo sobrepasado por la otra emoción que está en la mezcla (otra consecuencia de esto es que la ira es fácilmente enmascarada, puesto que la persona solo necesita controlar o cubrir un área facial para reducir la certeza sobre un mensaje de ira). Podemos ver ciertos ejemplos de estas mezclas en los que el mensaje de ira está casi totalmente perdido. Hay dos excepciones en que los mensajes de ira siguen siendo importantes. En la primera, mezcla de hastío-ira, la persona retiene o recuerda mejor la parte airada del mensaje. Esto puede ser porque el hastío y la ira se mezclan tan frecuentemente o porque las semejanzas en la apariencia facial y en el contexto entre estas dos emociones.

La segunda excepción es que la mezcla puede lograrse por una técnica diferente. Una mezcla no exige que áreas faciales diferentes muestren diferentes emociones. También puede conseguirse mezclando la apariencia de dos emociones dentro de cada área de la cara. Al quedar registrado el mensaje de ira en las tres áreas faciales con este tipo de mezcla, el mensaje de ira no se pierde de ningún modo o se disminuye al mezclarse con otra emoción.

Probablemente, la ira se mezcla más corrientemente es con el hastío. Las dos emociones están mezcladas dentro de cada área facial. La persona parece decir « ¿cómo te atreves a mostrarme algo tan repugnante?». Es a la vez una presión de los labios como en la ira y una elevación del labio superior y unas arrugas en la nariz como en el hastío. Los párpados inferiores tienen cierta de la tensión que la ira expresa, pero también los dobleces que hay debajo del párpado y que son característicos del hastío, y que son causados por las arrugas de la nariz y por la elevación de las mejillas. El párpado superior aparece bajado y tenso, un cambio que puede ocurrir con la ira o con el hastío. Pero la ceja descendida es intermedia entre la ira y el disgusto.

 

Puede haber otras dos mezclas de ira-hastío en las que las mezclas vienen dadas por las

faciales separadas más que por la mezcla dentro de estas áreas. La ira está registrada en las cejas y en los ojos y el hastío en la boca. En la mezcla desprecio-ira, aquél aparece en la boca y está en los ojos y en las cejas.

En la primera, el miedo está en la boca y la ira en las cejas y en los ojos. La parte del mensaje mezclado que se refiere a la ira no es la dominante sino muy débil si la comparamos con el mensaje de miedo. De hecho, estas dos expresiones faciales pueden darse cuando no existe ira en absoluto sino miedo perplejo o miedo en el que la persona está concentrándose.

La segunda modalidad (cejas de miedo y ojos y boca de ira) es en la que dudamos de si es realmente una mezcla. Más bien esa combinación ocurre si la persona está temerosa e intenta librarse de gritar, para lo cual presiona sus labios intentando controlar su miedo.

 

Autor : Michel Moreno. Director de Operaciones de Instituto Neuroart y CEO de Heventum

Fuente : Paul Ekman